jueves, 5 de marzo de 2015

EL PENSAMIENTO HOLISTICO A LA AMERICANA


En la jerga desarrollista, y su ámbito concedido a la espiritualidad, se ha visto llegar,  una apuesta que le ha concedido algunas denominaciones  a un movimiento ecléctico, pro oriental… holístico : la Nueva Era (o New Age como anglicismo) que mezcla de manera aventurada muchas doctrinas, y no es causal que el actor de cine de turno haga sus teatrales apariciones con una túnica límpida…ascética, y pretensiosamente intelectual para estar a tono con esta moda. Es un buen producto del marketing la satisfacción momentánea, o la sopa enlatada de iluminación espiritual, “hágalo usted mismo”.

 

Estos jubilados primer mundistas dedican su ocio a perseguir morenas latinas inmigrantes en sus propios domicilios  o en el mejor de los casos, realizan el “esfuerzo” de recorrer un buen trecho con sus millas de viajero VIP, hasta llegar a los paradisiacos destinos turísticos que ofrecen mucho y satisfacen poco (a decir de las bitácoras de viajero que pululan en la Web Aventurera). En aquellos minoritarios clientes satisfechos, anida una lánguida y tenue luminosidad enfrascada en las búsquedas existenciales, muchas de ellas alimentadas por los programitas de aventuras, de historia y cocina, de feng shui y cábala. Y a la sazón de algún alucinógeno local (pues así definen los misters su alojamiento en el mundo de los abuelos) se encariñan con las historias contadas por los ancianitos y no tan ancianitos del pueblo. Han descubierto la iluminación de la oscuridad, se han congraciado con los espíritus que habitan en estas constreñidas elevaciones telúricas andinas, se quedan medio varados en el panteísmo ilustrado y la sacralidad de la sabiduría originaria, y su cultura light, como para transcurrir un fin de semana en Vilcabamba,  se va quedando amodorrada, expectante.

Paso siguiente, quiero todos los libros publicados en el tema… pues en Wikipedia, no hay mucha información, y de plano… la negación, el ostracismo, la sonrisa burlona del tayta: “nosotros investigamos”, pero nunca se imagina a qué tipo de rigor investigativo se refería.

No queda más que hacer uso de su GPS  e intentar orientar toda una mediocre vida de programador de computadoras, hacia la búsqueda más flemática de la salida, o de la toilette para vomitar hasta las entrañas malolientes que acaba de pesquisar el san pedro, o “san pedrito”, así con cariño, la medicina de estos seres extraños.

Su temblor sucedáneo y la sensación de frustración, de niño malcriado zurrado, podría durar pocos minutos o toda una jornada memorable de preguntas sin respuestas, pero en la compañía de Frank Sinatra, y un escoces de tienda grande, al gringo se le fueron presentando como función de teatro en tiempo simultáneo las frustraciones de niño y las más recónditas dudas religiosas.

Pobló su escritorio de algunos libros de texto, y su iPod de algunos textos nuevos, y no pudo satisfacer las dudas que quedaron latentes de la mesada latinoamericana. Como buen filósofo, creyó que esta visión subjetiva del taita Manuel y su evidente ignorancia tercer mundista, lo había marcado en su concepción del mundo extraña… “rara”… ilusionada… retórica… o era él el que tenía la visión pragmática del mundo, del tiempo y de los ritmos… una visión objetiva.

 

Puede afirmarse que una visión objetiva de las cosas, tiene una implicación cuantificativa en el hecho que el mayor número de individuos “profesen” una percepción conjunta común, o por lo menos una percepción común… lo más conjuntamente posible. Podría ser que en esta afirmación radiquen las causas primigenias hacia las búsquedas pragmáticas humanas para legitimar la decisión “mayoritaria”, la democracia. Lo subjetivo, acogiendo este razonamiento, sería por lo tanto, la opción minoritaria, las causas individuales… la endeble manifestación particular contrastable con el ensordecedor ruido generado por las multitudes.

 

El  autoritarismo, fundamentado en el maquiavelismo desvergonzado, nacido a la luz del proselitismo que objetiviza las percepciones, que estandariza criterios, que impone su tesis con hábiles expresiones de mercadotecnia, por lo tanto es tal vez más dañino a la construcción de una sociedad robusta, como los individualismos que supusieron en algún momento canonjías de clases, de individuos, de iluminados.

 

Menudo dilema, que idealiza una serpiente que engulle su cola, el Ouroboros, cual símbolo ancestral que se complementa con la inscripción griega “Hen to Pan” que significa uno es todo. Se lo relaciona igualmente con el principio del fin, como una alusión metafórica además, del tiempo circular o cíclico.

Cuando concluye, por lo tanto, el ámbito objetivo del pensamiento y da paso al subjetivo. Depende de una visión que debe ser verificada ante el cristal de la ciencia y sus connotaciones; o simplemente se adopta este estigma hacia la implantación de una visión supuestamente mayoritaria de la realidad, como preámbulo a la cacería de brujas… a la persecución justificada del diferente, a la lapidación de ideas heterodoxas.

 

Así hubo de suceder con estos seres diferentes, con la nostalgia de las mañanas no vividas, de las montañas desatendidas, de los rituales ridículamente folklorizados; mucha sabiduría sucumbió en este duelo dialéctico, y se subjetivó todo lo que se percibía como originario, en un esfuerzo voluntario de opacamiento cultural, se desenhebraron muchas urdimbres, el tejido cosmovisivo se echó a perder, y se relegaron explicaciones hacia el tedio manifiesto de un pueblo conquistado, sitiado y como algunos dicen sin restricciones… mancillado.

 

Los saberes ancestrales originarios de estos territorios, hoy son considerados fenómenos pintorescos, en algunos casos caricaturas de una realidad telúrica; en una carga reivindicativa se escucha en estas tierras frases de mercadotecnia, en quechua. Y queremos “rescatar”, como si en algún momento hubiesen naufragado, restos arqueo históricos de lo que fue, entendiéndose como el pasado a aquello lejano, opaco, desfigurado….en una percepción del tiempo lineal… muy ibérica, eminentemente occidental. En esta visión “objetiva” es imposible entender precisamente esta relación existencial, que los andinos llamaron “Runa”, tal cual un ser integral, que residía simultáneamente en tres mundos complementarios y distintos y que nacía cada vez que moría…. En un universo circular.

 

En su visita al Tíbet, se proclamó monje budista y dejó de comer carne, tres meses, dos semanas y 5 días, hasta el cumpleaños de su cuñado… de igual manera se le olvidaron los mamtrams que entregaban a la salida de uno de los pocos museos que visitó en el tour… es por eso que en esta vez la visita al Ecuador la tomó de “FreeLancer” como aventurero veinteañero aunque los calambres de la primera noche le recordaron que ya no podía enorgullecerse de su pasado atlético. En esta travesía le tocó un singular guía, mestizo, como todo lo que decía, con vehemencia le habló de muchos sincretismos… aquella palabra que tenía pegada al paladar, de las múltiples victorias y derrotas de los pueblos… Paltas, Ambocas, Wayakuntus, Wari, Chavin….y algo paradójico del orgullo de este tipo, su clamada manera de hablarle a las montañas, al agua…. A los animales.

 

Ruinas… pocas en verdad, los sitios visitados fueron austeros en imágenes, debía entender que las fastuosas ciudades Inkas estaban bajo tierra… en el Ukuy Pacha… o lugar de las Huacas… de los muertos, de los ancestros, del pasado… o por lo menos de ese pasado que permite que germine el presente…. Esa metáfora no era nueva para el gringo…. Pues la había oído en una de las tenidas en Logia, en el primer grado, en la germinación del trigo, en la piedra filosofal… desde allí le pareció que mucho de lo que hablaba el masón más viejo de su Logia en Filadelfia… estaba relacionado con todo el discurso sobre la cosmovisión… los astros, la observación, la ubicación del oriente, los alineamientos que estaba viendo en los libros sobre MachuPichu… tenían relación… que lástima que sus vacaciones no le permitían bajar más al sur….

No hay comentarios: